Casos reales: El proceso judicial de María y Pablo: la discusión en cuanto a la guarda y custodia de una menor de tres años

María acudió a nuestro despacho el pasado mes de febrero de 2016. En consulta nos indicó que estaba casada desde hacía seis años y tenía una niña de tres años. Ella trabajaba en una oficina, y su marido, se encontraba en ese momento desempleado a consecuencia de una incapacidad, si bien, esta última, aunque no le permitía desarrollar su actividad profesional habitual, sí le permitía poder realizar otras actividades. Por ello, su marido había decidido estudiar una nueva carrera universitaria y tenía la pretensión de irse de “Erasmus”.
Leer más
El-correo-electrónico-y-el-WhatsApp-la-infidelidad-como-causa-de-divorcio.

El correo electrónico y el WhatsApp: la infidelidad como causa de divorcio

En las consultas que recibo en mi despacho, en muchas ocasiones me preguntan si la infidelidad es causa de divorcio, y sí son válidas las pruebas que acreditan esa infidelidad. La cuestión se centra en que el conocimiento de esa infidelidad ha sido conocida a través del uso de las nuevas tecnologías, a través del correo electrónico o del WhatsApp, en unas ocasiones de forma lícita y en otras, no tanto….


Leer más

10º) Un año después de la sentencia de divorcio

En general y un año después de la sentencia de divorcio, los progenitores y los niños se han adaptado a la situación regulada en la sentencia, y han conseguido normalizar sus relaciones, algunos más cordialmente que otros, pero informándose y actuando en el beneficio de sus hijos. En muchas ocasiones escucho que los niños se encuentran muy bien y están perfectamente adaptados, a algunos progenitores les resulta más difícil y todavía puede existir alguna cuestión pendiente entre los propios progenitores, que no les permita avanzar en este plazo prudencial, a una relación cordial. 
Leer más

5º. La interposición de la demanda por no haber acuerdo. El comienzo del proceso judicial

Concluidas las negociaciones, el letrado de cada parte nos disponemos a redactar las demandas. En los procesos de familia, es habitual interponer demanda de medidas provisionales y demanda de pleito principal. Se puede elegir entre un primer procedimiento y un segundo, o bien la ley nos concede la posibilidad de interponerlas coetáneamente.

El procedimiento de medidas provisionales, consiste básicamente, en solicitar un juicio en el que, sin entrar exhaustivamente en el fondo del asunto, se pueda dictar una resolución que establezca las medidas judiciales en relación a los hijos. Es un procedimiento mucho más rápido y, ante una situación de crisis conyugal y gran dificultad de acuerdos, necesario para poder tener unas medidas judiciales a la que las partes puedan acogerse.


Leer más

1º) La consulta en el despacho, la solicitud de asesoramiento

En el mes de enero del pasado año, acude a mi consulta, una persona a quien llamaré Pedro, para solicitar asesoramiento porque está pensando proceder a su divorcio, pero aún no ha tomado esta decisión.

En la consulta le pregunto su situación familiar, sus ingresos, los de su esposa, a quien llamaré María, y la edad de sus hijos. Me cuenta que tiene dos niños pequeños de 6 y 7 años, que su mujer lleva dos años sin trabajar y que se dedica al cuidado de los niños, que les ayudan mucho los abuelos paternos. Su salario laboral asciende aproximadamente a 2.000 euros mensuales, su mujer se encuentra desempleada, percibiendo cuando trabajaba la cantidad de 1.200 euros mensuales. El domicilio familiar es privativo de él, pero ambos cónyuges tienen una casa en común en la que vivieron hasta trasladarse al domicilio de él.


Leer más
Paloma-Zabalgo-Abogado-de-Familia

Diario de un divorcio

En las consultas que recibo en mi despacho, he podido observar que cuando una persona acude a un abogado para asesorarse en un procedimiento de  divorcio, en general, se siente muy perdida y desorientada. Puede ocurrir que ya haya adoptado esa decisión de divorcio, o bien, quiere simplemente conocer cuál es su escenario jurídico de cara a su divorcio a corto, medio o largo plazo.

No solamente hay que adoptar esa decisión de divorcio, que es una cuestión muy personal, sino conocer cuál es la situación jurídica en la que uno se encuentra,  cuál es la posible sentencia que se puede dictar, y dentro de esas posibilidades cuál sería el mejor acuerdo o si es necesario un procedimiento judicial contencioso. En general, muchas cuestiones, muchas dudas y mucha incertidumbre para afrontar en muy poco tiempo.


Leer más