9º) El recurso de apelación

Admitido el recurso de apelación presentado por la madre, se da traslado para que nuestro cliente, conteste, o bien impugne la sentencia judicial en aquel pronunciamiento que le sea desfavorable.

Los motivos o causas a esgrimir en el recurso de apelación se encuentran habitualmente en el error de la prueba practicada en primera instancia, en la inadmisión de prueba solicitada y no practicada cuando se ha formulado la oportuna protesta, etc. El recurso de apelación no significa alegar nuevos hechos, sino ceñirse a la prueba valorada en primera instancia, porque en muchas ocasiones las partes nos solicitan que aleguemos cuestiones que se han producido con posterioridad a la sentencia, e incluso si existiera una modificación sustancial de las circunstancias que en su día fueron valoradas para dictar sentencia, el cauce procesal adecuado no es el recurso, sino un nuevo procedimiento judicial.

La resolución del recurso de apelación puede conllevar un trámite aproximado de seis meses a un año, en el cual los pronunciamientos dictados en sentencia deben ser cumplidos, o puede exigirse su cumplimiento mediante el procedimiento de ejecución provisional. Y en todo caso, el divorcio queda decretado con todas las consecuencias inherentes al mismo.

En el presente asunto, la Audiencia Provincial dictó sentencia confirmando todos los pronunciamientos dictados en la sentencia judicial de primera instancia, y durante el tiempo que duró la tramitación del recurso, las partes tuvieron que acudir a un proceso de ejecución para hacer cumplir lo dispuesto en la sentencia judicial dictada.

Esto es, la falta de acuerdo inicial, supuso la interposición de varios procedimientos judiciales, con el desgaste tanto emocional como económico que supone, para todos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *