7º) La celebración del juicio

El día señalado por el Juzgado, se procede a la celebración del juicio. En Madrid, suele ser habitual que si se ha presentado demanda de divorcio con solicitud de medidas provisionales coetáneas, se celebre en unidad de acto, esto es, ambas demandas se enjuician en una única vista.

Con ello, se consiguen agilizar tiempos y evitar a las partes tener dos juicios, con toda la carga emocional que ello supone. Asimismo, existen otros juzgados con la misma práctica, la cual, y según mi criterio, es mucho más favorable, por lo ya comentado en cuanto a la agilización y la falta de necesidad de llevar nuevamente a las partes a otro pleito, y como siempre indico, hablando en términos generales, porque excepciones hay para todo.

Es igualmente práctica habitual que los propios Magistrados, con antelación a la celebración de la vista, hablen con los abogados de las partes con el fin de ayudar a las partes a alcanzar un acuerdo, que en muchas ocasiones se consigue, gracias a dicha mediación de los propios jueces. Es indudable, que respetar un acuerdo alcanzado entre partes, es mucho más fácil que tener que cumplir con lo dispuesto en una sentencia judicial. Y, hay ocasiones que pequeñas discrepancias sin importancia, impiden alcanzar un acuerdo, ya pueda ser planteada por la parte o por el propio abogado que le representa, dificultando llegar al acuerdo, y gracias a la intervención del Juez, que indica a los progenitores lo que es verdaderamente importante, puede llegarse a ese acuerdo

Si no se consigue alcanzar ningún acuerdo, comienza el juicio con la apertura del acto de la vista por el Juez, dando la palabra a la parte demandante con el fin de que se ratifique en su demanda y solicite el recibimiento del pleito a prueba, y a continuación a la parte demandada, procediendo posteriormente a proponer los medios de prueba a practicar en ese acto de vista, que son admitidos o denegados conforme al criterio del juez.

El primer medio de prueba lo constituyen los interrogatorios de las partes, que resultan fundamentales en algunos procedimientos, y absolutamente innecesarios en otros, según las discrepancias de las partes.

No quiero entrar en realizar un análisis y detalle de los medios de prueba, indicando únicamente que la prueba habitual consiste en documental, averiguaciones patrimoniales de la situación económica de las partes, interrogatorios, testificales y pericial del equipo psicosocial. Su propuesta, admisión o denegación, dependerá de las circunstancias de cada una de las partes.

Por último, las partes harán sus conclusiones acerca de la prueba practicada y la defensa de sus peticiones, comenzando en este momento el Ministerio Fiscal y terminando por el demandado.

Finalizadas las conclusiones de las partes, el Juez dará por terminado el juicio, dejando los hechos vistos para sentencia.

29. febrero 2016 by Paloma Zabalgo
Categories: Casos reales | Tags: , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *